6 feb. 2011

Dogmas fuera de las religiones. (TUMORNEGRO)

En las entrañas de las religiones, encontramos unas bases ideológicas basadas en la fe de cuyas vísceras emanan afirmaciones y verdades dogmáticas que solo la fe puede atender a ellas. Sin embargo, fuera de lo considerado religión y de todo aquello que bebe de la fe, presenciamos la existencia de actitudes cerradas y afirmaciones que no tienen bases argumentadas o son falacias. Sin entrar en el campo político e indagando un poco dentro de lo social, más concretamente a nivel individual, observamos que éstas posturas se pueden encontrar en cualquier persona.

Pero, ¿qué se entiende por dogma? Sin dar la definición al que es atribuido a las verdades religiosas, un dogma es toda aquella afirmación, premisa o teoría considerada como una verdad absoluta e indiscutible en el cual no se lleva al debate, ni a crítica o análisis. Así pues, se le designa “dogmático” a aquel sujeto que considere una verdad como indiscutible, aunque también me atrevería a señalar que se le puede denominar a alguien que defiende sus ideas a ultranza, y lo mismo “dogmatismo” a una doctrina que defiende la existencia de verdades absolutas.

Éstas actitudes dogmáticas aparecen cuando el individuo asimila una premisa, teoría o afirmación como la perfección y de cuya lógica no puede ser otra que ésa por ser una verdad absoluta del cual no puede haber otra postura que pueda rebatirla. Como consecuencia de ello, el individuo muestra un rotundo rechazo hacia todo aquel que le cuestione las ideas respondiendo de manera prepotente, insultante y reacio. Si dicha actitud se mantiene en el sujeto a largo plazo, acabará por cerrarse en sí mismo y podrá terminar aislado de todo conocimiento que le llegue desde el entorno.

Por lo tanto, no se puede debatir con gente que mantienen posturas dogmáticas sobre cuestiones que estén ligados con ciertos temas polémicos y ante ésto es mejor suspender el debate puesto que es imposible llegar a una conclusión a parte de que se haría muy pesado estar soportando al sujeto que defiende con uñas y dientes una postura difamando y no escuchando las proposiciones de los vecinos. Entonces si no se analizan, cuestionan o reflexionan sobre asuntos que tengan repercusión sobre nuestras vidas o sobre unas ideas, la sociedad acabaría siendo progresivamente mecanizada y caminará hacia la autodestrucción. No obstante, resulta poco conveniente combatir el dogmatismo “forzando” al prójimo a dejar de pensar de ésa manera. Por eso es importante que tiremos a la basura el dogmatismo y empecemos a pensar, cuestionar, criticar, analizar, contrastar y reflexionar acerca de todo aquello que nos pueda influir y, aunque no podamos cambiar a ciertos individuos que siguen el dogmatismo, al menos conseguiremos mejorar como seres racionales.

Salud y librepensamiento.

Seja o primeiro a comentar

Publicar un comentario

COLECTIVO ALIA © 2008 Template by Dicas Blogger.

TOPO